Universidad Nacional Autónoma de México Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras Departamento de Lingüística Aplicada Coordinación de Educación a Distancia

↑ Volver a Resultados

Bilingüismo

En Signoret (2009) los resultados mostraron un mismo comportamiento lingüístico de los niños bilingües y monolingües, frente al nombre como signo lingüístico cuya principal fuerza es la función designativa. Se encontró que en la mente infantil de 5-6 años de edad, conviven hipótesis de muy diferente índole. Desde el nivel Implícito (I), procedural, preoperatorio y simpráxico, el niño intuye la función designativa, comunicativa y discursiva de la palabra, produce hipótesis sin reflexión metalingüística acerca de los constituyentes lingüísticos y las reglas que la rigen, y por ello utiliza datos holísticos. Rodríguez-Lázaro, A. L. (2010): “El comportamiento de los grupos de los dos idiomas fue casi similar para los intermedios y para los avanzados. El contraste fuerte es en el grupo de principiantes para las tres variables (tiempo de reacción TR, respuestas correctas de palabras RCP y respuestas correctas de pseudopalabras RPS). Para el grupo de inglés, las diferencias que se muestran fueron entre los niveles de avanzados contra intermedios y avanzados en oposición a los principiantes. En cuanto al grupo de portugués, los datos estadísticos muestran diferencias únicamente para el promedio de pseudopalabras intragrupo para los niveles intermedio y principiante. Sus datos aportan evidencia a favor del Modelo Bilingüe de Activación Verificación y el Modelo de Activación Interacción respecto al reconocimiento visual de las palabras, defendiendo que en las etapas iniciales el acceso a dicha información se realiza de forma no selectiva”.

Fichas sobre Bilingüismo 2006-2010